TU PRIMER BOCADO A LA GRAN MANZANA

Nueva York es "la ciudad" Lo más importante que debemos tener presente en nuestra primera visita a   "La Gran Manzana...

domingo, 22 de julio de 2012

VENECIA: I - 48 HORAS EN VENECIA


LA VENECIA IMPRESCINDIBLE PARA LOS QUE LA VISITAN POR PRIMERA VEZ

Quiero comenzar hoy una serie de artículos sobre esta maravillosa ciudad, la más fascinante de las que podemos admirar en nuestro querido planeta tierra. La ciudad de Venecia es el paraíso en el que aunque solo sea en sueños quisiera pasar los últimos años de mi efímero paso por este mundo, una vez finalizada mi etapa laboral y profesional.
Os propongo este primer itinerario para conocer Venecia en un fin de semana. Para visitarla en cualquier otro día de la semana, os recomiendo que echéis primero un vistazo a los horarios de los lugares que vayáis a visitar, ya que podrían variar.

Viernes(tarde): Seguro que llegaréis a Venecia en alguno de los medios de transporte más comunes, en tren, desde alguna ciudad cercana, o bien en avión, así que podréis tomar un autobús hasta la Piazzale Roma. Una vez allí, lo mejor es tomar un vaporetto (Línea 1) para tener un primer contacto con la ciudad disfrutando del recorrido por el Gran Canal mientras os dirigís hacia el hotel para dejar las maletas. Aunque el primer día no os quedará demasiado tiempo para visitar palacios o museos, tendréis tiempo más que suficiente para conocer algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad. El mejor punto para comenzar la visita es la Plaza de San Marcos, probablemente la más conocida en el mundo junto a la Plaza de San Pedro y la Plaza Roja de Moscú. Allí podréis admirar la Basílica de San Marcos y el Palacio Ducal, a los que podréis acceder el sábado. Después de visitar la Plaza de San Marcos seguid los carteles (o bien utilizad un mapa) hasta el Puente Rialto, el más encantador de la ciudad. Recorrer las estrechas callejuelas repletas de pequeños canales es uno de los mayores placeres que se puede disfrutar en Venecia. Estoy seguro que os encantará perderos por ellas.
Después del paseo, puede que ya vaya siendo hora de tomar un Spritz, el aperitivo preferido por los venecianos, antes de degustar una agradable cena veneciana.  

Sábado: El día lo podéis comenzar sobre las 9 de la mañana en la Plaza de San Marcos, donde podréis visitar el Palacio Ducal para deleitaros de sus agradables estancias, la escalofriante prisión y el entrañable puente de los suspiros. Después del Palacio Ducal, es indispensable la visita de la Basílica de San Marcos. Desde sus balcones se obtienen unas preciosas vistas de la plaza que lleva su nombre. Cuando salgáis de la Basílica es una muy buena idea subir al Campanile, el antiguo campanario que como símbolo de la ciudad, acapara las fotografías de todo el mundo. Desde su mirador disfrutareis de unas vistas únicas de Venecia. Después caminanr en dirección al distrito de San Polo y llegaréis hasta el Puente Rialto. Cruzándolo llegaréis hasta el Mercado del Rialto, un lugar muy animado y repleto de auténticos colores y sabores venecianos.
Callejeando hacia el sur, en dirección al distrito de Dorsoduro, llegaréis hasta el Campo Santa Margherita, una plaza que suele estar envuelta por el ambiente universitario de la zona. Allí se encuentran algunos de los lugares más recomendables para comer una buena pizza por un precio inmejorable. Seguir hacia el sur y llegaréis hasta la Galería de la Academia, una de las pinacotecas más grandes del mundo. después caminando un poco más hacia el sur, llegaréis hasta la impresionante Basílica de Santa María della Salute. Después de visitarla, tomad el vaporetto para desplazaros hasta el distrito de Cannaregio, situado al norte del Gran Canal. Bajar en la parada “Ferrovía”, dar un paseo por la zona y cruzar por el Puente delle Guglie para llegar hasta el Guetto judío, un lugar rodeado por una atmósfera melancólica y siempre diferente. Luego tomad la Fondamenta de la Misericordia, dejad de lado las prisas y caminad hacia el sur sin importar el destino, simplemente disfrutando de la enorme magia que envuelve la ciudad de Venecia, con sus casitas de cuento rodeadas por pequeños canales. Caminando y caminando, llegaréis de nuevo hasta la Plaza de San Marcos, donde podéis tomar algo en la terraza de alguno de los locales más conocidos como el Café Florian o el Café Cuadri para disfrutar de su ambiente acogedor sin perderos las preciosas vistas de la plaza. Después del café dirigiros de nuevo hacia el Gran Canal para tomar una góndola (son bastante caras pero por lo menos una vez en la vida vale la pena darse un capricho de este tipo)y disfrutar de un romántico paseo al atardecer. Después de una buena cena y un helado artesano disfrutad del placer de pasear por las callejuelas poco iluminadas antes de iros a descansar hasta el día siguiente.  

Domingo: Si tenéis interés por conocer algún museo de Venecia, podéis aprovechar este día con este fin. Personalmente yo os recomiendo realizar un recorrido por las islas más interesantes de la laguna: Burano, Murano y Torcello.
A primera hora de la mañana, tomad la línea LN de vaporetto en la parada Fondamenta Nuove o en San Zaccaria. El vaporetto os llevará hasta la Isla de Torcello donde podréis visitar la Basílica de Santa María dell’Assunta, fundada en el año 639, y subir a su campanario. Después de visitar la Isla de Torcello, tomad de nuevo el vaporetto LN para llegar hasta la cercana isla de Burano, la isla de las casitas de colores. Si queréis probar una especialidad culinaria italiana, aquí podréis deleitaros con los espaguetis a la vongole (con almejas), toda una delicia.  Antes de terminar el recorrido por las islas es necesario visitar la conocida Isla de Murano, famosa mundialmente por sus fábricas de cristal. La mejor forma de despedir la ciudad antes de recoger las maletas es acudir una vez más a la Plaza de San Marcos. Cuando llegue la triste hora de abandonar la ciudad tenéis varias opciones: Si vuestro vuelo sale desde el Aeropuerto de Treviso, podéis tomar un vaporetto hasta la Piazzale Roma, para tomar el autobús. Si vuestro vuelo sale desde el Aeropuerto de Marco Polo, podéis ir tanto en autobús, como utilizando un barco de la compañía Alilaguna.

Y nunca le digáis adiós a Venecia, decirle solo ¡hasta pronto!